Tributación de familias monoparentales

Una nueva situación familiar (divorcio, fallecimiento, nacimiento de un hijo...) siempre es motivo para revisar nuestras tributaciones fiscales.

Llama a tu ASESOR FISCAL teCuidamos al número gratuito 800 007 269 o solicita el servicio online.

El artículo 82 de la Ley del IRPF viene a establecer que una familia monoparental es aquella en la cual uno de los progenitores tiene a su cargo uno o más descendientes menores de 18 años, o hijos mayores de edad incapacitados judicialmente sujetos a patria potestad prorrogada o rehabilitada.

Sabiendo esto, Nuria, una de nuestras socias teCuidamos, nos llamó para contarnos su caso. Recientemente ha pasado por un divorcio, y el juez ha declarado la custodia compartida de sus dos hijos. Pasarán 6 meses con cada uno. En el periodo en el que el padre no tenga a los niños, éste deberá pasarles una manutención mensual de 300€ por cada hijo.

Dado que ambos tienen la guarda y custodia compartida, y que los hijos son menores de 25 años y no obtienen rentas superiores a 8.000€, ni han presentado declaración de la renta con rentas superiores a 1.800€, podrán aplicar el mínimo por descendiente al 50% cada uno, pues el periodo en el que han estado con ambos progenitores es la mitad del año.

Sin embargo, el padre no podrá desgravarse la pensión por manutención, ya que al recurrir a la cotización mínima no puede optar a ninguna otra ventaja fiscal.

Como familia monoparental, podrán optar por la opción de tributación conjunta únicamente el padre o la madre, siempre que tengan hijos menores de 18 años que convivan con el progenitor que va a acogerse a la modalidad de tributación conjunta. Hay que tener en cuenta que la opción de tributación conjunta otorga una reducción en la base imponible. Sin embargo, cuando estamos hablando de unidades familiares compuestas por familias monoparentales, dicha reducción únicamente es posible cuando uno de los progenitores no conviva con los hijos, pues si conviven ambos progenitores, si bien se podrán presentar la declaración de IRPF bajo la opción de tributación conjunta, pero no podrán obtener la reducción de la base imponible.

Con independencia de la opción de tributación elegida, es posible aplicar el mínimo por descendientes aun cuando se trate de familias monoparentales. El mínimo por descendientes se aplica por los descendientes menores de 25 años o personas con discapacidad cualquiera que sea su edad, que convivan con el contribuyente, y no tengan rentas anuales, excluidas las exentas, superiores a 8.000€.

Es necesario que:

  • Se trate de un descendiente (hijo, nieto, etc. No es posible la aplicación en relación con parientes colaterales (hermano, tío, sobrino, etc.).
  • El descendiente sea menor de 25 años a la fecha de devengo del impuesto
  • El descendiente conviva con el ascendiente
  • El descendiente no obtenga rentas superiores a 8.000€ excluidas las exentas
  • El descendiente no presente declaración de la renta con rentas superiores a 1.800€

Hay que hacer constar que es incompatible la aplicación del mínimo por descendientes con la aplicación de la anualidad por alimentos (lo cual es muy habitual en supuestos de guarda y custodia compartida). En estos casos prevalece siempre el mínimo por descendientes no pudiéndose aplicar las anualidades por alimentos correspondientes.