Consejos para comprar una moto de segunda mano

¿Tienes dudas sobre la mecánica de moto? ¿No sabes qué moto comprarte? ¿Quieres aclarar dudas sobre las leyes actuales o temas de actualidad? Resuelve tus preguntas en el Motoconsultorio en menos de 48 horas.

Puedes escribir tu motoConsulta aquí o llamar por al teléfono al 91 188 16 88 (de lunes a viernes de 9:00 a 14:00 y de 15:00 a 18:00), donde te atenderá un equipo especializado.

A la hora de comprar una moto, a veces no hace falta que sea un modelo nuevo y se puede optar por el mercado de segunda mano.

La escasa necesidad de obtener una moto con la última tecnología y, sobre todo el precio, hacen que comprar una moto de segunda mano sea una de las mejores opciones. Estas ventajas también esconden algunos inconvenientes ya que una moto usada puede tener vicios o problemas y muchas veces el vendedor o la tienda no avisan de su existencia.

Felipe es socio de Cuidamos tuMoto y utilizó el servicio de motoConsultorio cuando le surgieron dudas sobre si comprar una moto de segunda mano, qué modelo, qué elementos de la moto debe comprobar para ver si está en buenas condiciones, qué garantías puede alegar desde el punto de vista legal... En definitiva, solicitó una serie de consejos básicos a la hora de afrontar la compra de una moto de segunda mano.

La garantía

Cuando hacemos la compra en una tienda, ésta nos debe ofrecer una garantía de seis meses desde la compra incluso aunque la moto esté a nombre de su anterior propietario y no de la tienda. Si por el contrario, la compra se la hacemos a un particular, éste no está obligado a ofrecer una garantía como tal, pero existe por ley un periodo de tres meses o 2.000 km (lo que antes suceda) para poder utilizarla y que el anterior dueño se haga cargo del problema (que no sea en elementos de desgaste). La dificultad está en probar que ese vicio ya existía antes de la compra y que el vendedor lo ocultó de manera premeditada.

Para evitar estos problemas, lo ideal es que podamos llevar la moto a un taller antes de comprarla para certificar su estado, aunque para ello vamos a tener que gastarnos un dinero y a veces el vendedor no está por la labor.

También se le recomendó a Felipe la opción de contratar por sí mismo un seguro de garantía. Se trata de una póliza para averías mecánicas. La aseguradora realiza un chequeo de la moto y te ofrece una cobertura específica, según las características y las circunstancias de la moto.

Qué moto debo elegir

“¿Para qué quiero la moto?”. No es lo mismo el uso urbano que el de viajes o el deportivo (circuito). Y no debemos olvidarnos de las cilindradas y potencias disponibles, ya que nuestro carnet de conducir nos limitará o no las opciones.

En este caso, Felipe estaba muy interesado en una Honda CB600F Hornet del año 2008. El usuario buscaba una moto para ir a trabajar diariamente, una distancia por carretera secundaria de 30 km en cada trayecto. También la quería utilizar para hacer algunas salidas de domingo o incluso algún viaje esporádico. Su opción era bastante buena, pero desde el motoConsultorio le sugerimos que ampliara su búsqueda a otros modelos de esa época que pueden ser interesantes para sus propósitos como la Suzuki GSR, la Kawasaki ER-6n y la Yamaha FZ6.

Consejos para comprar moto de Segunda Mano

 

Qué presupuesto manejo

Según los precios aportados por Felipe (casi 4.000 euros) y el tipo de modelo que buscaba, pudimos ampliar la búsqueda a otros modelos en los que el socio no había pensado y también advertirle de que seguramente podía encontrar mejores ofertas con menos kilómetros por un precio similar.

Nunca está de más ojear diferentes portales de compra venta de motos de segunda mano e incluso acercarse a distintas tiendas. Esta búsqueda te hará tener una idea clara de por dónde están los precios actualmente de los modelos acotados.

Observación

Como hemos indicado previamente, es difícil encontrar algunos vicios o problemas de una moto usada. Lo mínimo que debemos hacer es comprobar algunos puntos que sí son claves para saber el estado del vehículo.

En primer lugar, el aspecto general te dará una idea de cómo ha sido tratada: arañazos, golpes, zonas oxidadas, etc. No dudes en perder un rato en hacer comprobaciones de:

  • Tubo de escape (con certificados de homologación si no es original).
  • Pastillas y discos de freno.
  • Dibujo y antigüedad de los neumáticos.
  • Estado de la horquilla y de la suspensión trasera.
  • Sistema eléctrico (luces, claxon, cuadro y otros elementos electrónicos).
  • Otros elementos (estriberas, retrovisores, contrapesos, manetas).

Lo ideal es poder encender el motor en frío para ver su facilidad de arranque. Escucha si suena de forma regular y constante y que el humo del tubo de escape no sea excesivamente sucio.

Probar antes de comprar

Si el vendedor no se fía, déjale tu DNI, por ejemplo. Nunca sabes cómo va una moto hasta que no la pruebas. Haz especial hincapié en la aceleración, las frenadas, la dirección y las suspensiones.

Documentación en regla

No realices ningún trámite de compra antes de asegurarte de que los papeles de la moto están en regla. Comprueba el permiso de circulación, la tarjeta de ITV (con su correspondiente revisión al día) y el impuesto de circulación pagado. Asegúrate de que no es una moto robada comparando el número de bastidor con el que figura en los papeles. También existe la opción de solicitar en la Jefatura de Tráfico un informe de titularidad donde se recogen los impuestos especiales, embargos, denuncias y otras informaciones relacionadas con la moto y sus anteriores dueños.

Dudas sobre compra de motos de Segunda Mano

Haznos tu consulta y te respondemos en menos de 48 horas

Un equipo de especialistas están a disposición de los socios de Cuidamos tuMoto para aclarar cualquier duda que tengan sobre el mundo de la moto. Sólo tienes que entrar en el apartado de motoConsultorio de la web y rellenar el formulario para que el equipo te responda por correo electrónico o por teléfono.