Alimentación adaptada a la osteoporosis

Si tienes osteoporosis, falta de vitaminas, anemia, diabetes… y necesitas consejos para tu alimentación, llama a nuestros especialistas en nutrición. Te darán las claves para una dieta equilibrada y saludable.

Puedes solicitar el servicio llamando al 900 103 358, completando nuestro formulario online o a través de la app de MAPFRE. Puedes contactarnos las 24h, los 365 días.

Patricia, socia de MAPFRE teCuidamos, realiza una consulta online al Servicio gratuito de Orientación nutricional referente a su madre que tiene 74 años y osteoporosis y, como vive con ella, quiere saber qué debe tener en cuenta a la hora de comprar y preparar la comida.

La nutricionista que responde su consulta le comenta los dos nutrientes indispensables que no deben faltar en sus menús diarios:

  • Calcio. Cuyas principal fuente es la leche (tanto entera como desnatada) y derivados (yogur, queso…) Los frutos secos (avellanas, almendras…) y las legumbres, son también buenas fuentes. Otras serían: semillas de sésamo y pipas de girasol, y pescados cuya espina también se come, como es el caso de especies pequeñas o enlatadas (sardinas, anchoas…).
    Se recomienda consumir como mínimo 3 raciones de lácteos desnatados al día. Una ración equivale a 1 vaso de leche o 2 yogures o 2 quesitos o 80 g de queso fresco o 40 g de queso curado.
  • Vitamina D. Ayuda a fijar el calcio en los huesos. Se encuentra en la grasa de ciertos alimentos como en los pescados (pescado azul), caviar, cereales para el desayuno enriquecidos, yogur, huevo. La vitamina D también la encontramos en alimentos como: la leche entera, mantequilla, nata, e hígado de los pescados blancos. Estos alimentos, al ser ricos en grasas saturadas, han de controlarse igualmente en la dieta, sobre todo si la persona tiene dislipemias, como colesterol elevado).

Por el contrario, le explica que hay otros nutrientes que perjudican al tejido óseo:

  • Sodio. Se aconseja prescindir de la sal de mesa (normal, marina, yodada) y cocinar los alimentos sin sal, así como moderarse con los alimentos que contienen sal: quesos, patatas chips, encurtidos y salsas comerciales, fiambres / embutidos, conservas, salazones o ahumados, extractos, precocinados, frutos secos salados…
  • Fósforo y proteínas. Un exceso de proteína también disminuye la absorción del calcio. El fósforo está presente en cantidades elevadas en alimentos proteicos como las carnes y pescados. La cantidad de fósforo ingerido en la dieta guarda una estrecha relación con la cantidad de proteína (carne y pescado) en ella.
  • Fibra alimentaria, fitatos y oxalatos. Se sabe que la fibra alimentaria y los fitatos contenidos en los cereales pueden inhibir la absorción del calcio. Igualmente los oxalatos reducen la capacidad de absorción intestinal de este mineral. Estos están presentes en cantidades significativas en alimentos como cacao, espinacas, café, té, pasas, coliflor, perejil, acelgas.

Otras recomendaciones en su caso:

  • Evitar los ácidos grasos saturados, que se van a combinar con el calcio impidiendo su absorción, especialmente los productos fritos, margarinas y grasas saturadas de carnes rojas.
  • Eliminar de la dieta las bebidas de cola y refrescos, que debido a su riqueza en fósforo, sal, azúcar y cafeína, van a bloquear la absorción de calcio.
  • Evitar el consumo del azúcar refinado que impide la normal absorción del calcio.

Asimismo, aparte de la dieta, le remarca la importancia de caminar a diario y de ir añadiendo, en función de posibilidades y preferencias, otras actividades como taichí, baile, aquagim…

Para que todo esto sea más fácil, la nutricionista le envía un menú de ejemplo para que le sirva de base a la hora de preparar las comidas y cenas en casa.

Con este servicio de orientación nutricional te facilitaremos:

  • Consejos personalizados adaptados a tus necesidades.
  • Dietas para pacientes con osteoporosis, enfermedades cardiovasculares, hipertiroidismo…
  • Recomendaciones generales para personas que quieren perder peso o ganarlo.