Publicado marzo de 2020

Técnicas de estudio en bachillerato

Falta de organización, de retentiva, o dificultades para centrarse en las tareas y el estudio son algunos de los problemas que presentan los adolescentes estudiantes de bachillerato. Te contamos cómo ayudarles a tener más motivación y a adquirir hábitos para planificarse correctamente.

¿A qué esperas para facilitarte la vida? Pídenos lo que necesites

Disponible 24h del día (24h solo para urgencias; resto de peticiones en horario de oficina).

Ana

Ana, Socia de MAPFRE teCuidamos, y madre de Pablo, un chico de 17 años que estudia actualmente 2º de bachillerato, contacta con nuestro Asesor de Psicopedagogía porque desde hace un tiempo ha detectado en él dificultades para estudiar. Es caótico, no se organiza bien con los horarios de estudio ni con las tareas que debe realizar y no retiene bien la información. En definitiva, le faltan habilidades para estructurar los contenidos y no tiene hábitos de estudio. Dado que se acerca el momento de ir a la universidad, y aún se pone más nervioso con los exámenes (llegando incluso a paralizarse el día anterior), esta Socia decide acudir a nuestro Experto para tratar de atajar, sobre todo, esa sensación de falta de control y gestión para estudiar que observa en su hijo estudiante de bachillerato.

La psicóloga que atiende la consulta de Ana, beneficiaria del Plan de Fidelización de MAPFRE, decide llamarla para valorar el caso en profundidad, hablando directamente y darle así las pautas más adecuadas para poder gestionarlo. Tras la llamada, le envía un mail en el que le adjunta información y links de utilidad para fortalecer lo comentado en la sesión telefónica, con métodos concretos y técnicas de estudio que incluyen consejos para facilitar el hábito, entre ellos:

  • La importancia de asistir a clase para absorber los contenidos al escucharlos.
  • La utilidad de tomar apuntes en clase, así como de realizar después esquemas o resúmenes que faciliten el estudio y la retentiva.
  • Lo fundamental que es estudiar de forma regular, sin dejar todo para el último día, planificando el tiempo.
  • La necesidad de disponer de un lugar de estudio adecuado y cómodo que fomente el hábito y la concentración, evitando así distracciones.

1

¿Cómo motivar a tus hijos?

2

Cómo enseñarles responsabilidades

Jóvenes estudiando en una biblioteca

1¿Cómo motivar a tus hijos?

Asimismo, la especialista le comenta que uno de los retos más difíciles para los padres actuales es cómo motivar a los niños en general, pero sobre todo a los adolescentes para estudiar y a la vez cumplir con las responsabilidades que les asignemos en el hogar y que deberán ir asumiendo también en la sociedad a lo largo de su desarrollo y hasta el momento de ser adultos.

Algunos consejos para lograrlo son:

  • Ofrecerles apoyo y respeto, ya que ésta es la clave para construir una relación de confianza entre padres e hijos adolescentes. En vez de controlarles siempre, hay que procurar guiarles.
  • Exponer al adolescente a diversas ideas y estímulos, ya que, en ocasiones, carecen de motivación porque no han estado expuesto a lo que podría ser una pasión de vida. Por eso es importante buscar actividades novedosas, o grupos interesantes para estimular en ellos nuevos intereses que vayan más allá del ordenador o la tablet, el móvil o su círculo de amigos.
  • Motivar a los adolescentes en los estudios, ayudándoles a establecer una conexión entre sus estudios y sus intereses, ya que pueden desmotivarse si no encuentran una conexión entre el trabajo o esfuerzo que se les pide y sus intereses y metas. Es importante vincular las distintas asignaturas con sus futuros puestos de trabajo o estudios universitarios y ayudarles a identificar cuáles son los campos que más les interesan.
Madre ayudando a estudiar a su hija

2Cómo enseñarles responsabilidades

Los padres deben ayudar a los adolescentes a comprender que la libertad y el permiso para hacer cosas conllevan ciertas responsabilidades. Si un adolescente quiere tomar decisiones independientes, entonces tendrá que asumir la responsabilidad de las consecuencias derivadas de sus decisiones.

En este sentido, es fundamental:

  • Guiar al adolescente para encontrar sus metas, ya que las personas que tienen metas suelen estar muy motivadas porque saben lo que quieren y trabajan para lograr sus objetivos. La mayoría de los adolescentes, en cambio, todavía no saben lo que quieren ser, están explorando y tratando de encontrar sus valores y trayectorias futuras y por eso es importante hablar con ellos para que encuentren lo que quieren hacer en su vida y establezcan unos objetivos apropiados relacionados con sus pasiones.
  • Fijar unas expectativas elevadas. Unos estándares altos conllevan un alto rendimiento. Si los padres establecen unos objetivos y expectativas claras para sus hijos y les apoyan para lograr sus objetivos, el adolescente tendrá éxito. Este éxito les motivará para sentirse orgullosos y hacerlo aún mejor.
  • Utilizar metas y premios a corto plazo. En ocasiones el adolescente se ve abrumado por una gran tarea y se da por vencido antes incluso de empezar. Para que aborde de la mejor manera posible los estudios lo mejor es ayudarle a dividir la tarea global en una serie de tareas más pequeñas, haciendo que cada una sea una meta en sí misma y tratando de establecer una compensación por lograr dicho objetivo que sea apropiada para su edad.
  • Ayudarle a que aprenda a administrar su tiempo, puesto que los estudios pueden hacerles sentir abrumados por el trabajo que deben completar y muchas veces no saben cómo encontrar tiempo para abordar todas las tareas. Puede ser útil enseñarles cómo crear y utilizar un programa de gestión del tiempo.

Ana, usuaria del Asesor Médico de MAPFRE teCuidamos, queda muy agradecida, tanto por el trato recibido en la llamada como por la cantidad y la calidad de la información que se le ha brindado en ella posteriormente con el envío del mail.

Desde MAPFRE teCuidamos aconsejamos continuar atendiendo las recomendaciones de las Autoridades Sanitarias. Algunos de los procesos del Plan de Fidelización pueden verse afectados por la actual crisis.