Trabajar de noche

Si has cambiado tus rutinas diarias y no encuentras la solución idónea para mejorar tu alimentación, pide consejo a los expertos en nutrición.

Puedes solicitar el servicio llamando al 900 103 358, completando nuestro formulario online o a través de la app de MAPFRE. Puedes contactarnos las 24h, los 365 días.

Vicente es un hombre de 34 años que ha empezado hace unos meses a trabajar por turnos. Aparte de los lógicos problemas de sueño, también tiene muy desordenadas sus comidas y cenas, de manera que le cuesta comer cuando toca y no sabe si está comiendo demasiado. Se pone en contacto con el Servicio de Nutrición para explicarles su día a día y lo que come para ver qué recomendaciones y ajustes pueden hacerle.

La nutricionista que le atiende escucha con atención su consulta y le realiza las preguntas pertinentes para poder elaborarle una pauta dietética y aportarle recomendaciones ajustadas a su situación. Se las hará llegar por e-mail y queda a su disposición para cualquier aclaración que necesite. Algunos de los consejos que le envía son:

  • Desayuno:
    • Evitar combinar el pan con derivados cárnicos grasos (salchichón, chorizo,..) e intente evitar el pan de molde.
    • Evitar la margarina, las galletas y los dulces y utilice mermelada light.
    • Se puede sustituir el pan o tostadas por cereales (4 cucharadas soperas).
  • Media mañana:
    • Intentar no saltársela, así llegará con menos hambre a la comida.
  • Comida: En turno diurno:
    • Intentar tomar los farináceos (arroz, pasta, legumbres, patata…) coincidiendo con los días que vayas a realizar ejercicio físico (por la mañana o por la tarde).
    • Puede escoger una cantidad pequeña de farináceos como acompañamiento en el segundo plato (ej: bistec de ternera a la plancha con pimiento asado y un poco de arroz, etc) y todo ello acompañado también de verdura o ensalada.
    En turno nocturno:
    • La comida del día siguiente debe ser más fácil de digerir y con cocciones más suaves con lo que se recomienda un plato único con una ración de vegetales + proteína (carnes, pescado o huevo) + un acompañamiento con arroz blanco, pan o patata, evitando salsas y guisos.
  • Merienda:
    • No saltarse la merienda, así llegará con menos hambre a la cena.
    • Intentar personalizar la merienda según si ha hecho ejercicio o no por la tarde.
  • Cena: En turno diurno:
    • Evitar las cocciones grasas como frituras, incluyendo rebozados y guisos grasos.
    • Evitar tomar arroz o pasta en grandes cantidades en la cena ya que por la noche con la disminución de la actividad física el organismo no necesita tanto sustrato energético.
    En turno nocturno:
    • Cuando realice el turno de noche, debe tomar farináceos para mejorar el rendimiento durante la jornada laboral (hacer la cena como si fuera una comida).

Además, le envía una pauta dietética específica para su turno de día y de noche, con ejemplos y cantidades de alimentos en cada una. Así como ejemplos de platos que se puede preparar, también para llevarse al trabajo.

Vicente queda muy satisfecho con tanta información útil y la aplicará enseguida para mejorar sus hábitos y que su nuevo trabajo no afecte a su buena alimentación. Si tiene cualquier consulta, no dudará en volver a contactar con el equipo de nutricionistas.