¿Cómo adaptarse al cambio de rutinas tras las vacaciones?

La vuelta al trabajo supone molestias y desmotivación laboral en algunas personas. Nuestros expertos psicólogos te ayudarán con consejos y pautas para superar ese momento.

Sólo tienes que llamar al teléfono gratuito 900 103 358 (de lunes a domingo, las 24h) o solicitar este servicio online.

A Raúl, socio de teCuidamos, se le han acabado las vacaciones, y en su vuelta al trabajo no logra readaptarse. Se ha puesto en contacto con el servicio de Orientación Psicológica y nos ha comentado: "Estoy muy cansado, algo abatido, no rindo como antes en mi trabajo y, la verdad, es que me preocupa, pues me noto incluso algo desmotivado".

El psicólogo le explica que la readaptación a la vida laboral después de las vacaciones incluye cambios de horarios, de obligaciones y de estilo de vida que conforman un proceso normal de adaptación, que en algunos casos llega a ser más intenso y produce en quien los sufre molestias psicológicas y/o físicas como las que describe. También le ha tranquilizado y le ha comentado que son muchas personas las que refieren estos síntomas que comenta y que muy pocos casos de estrés postvacacional precisan de un abordaje profesional, ya sea médico o psicológico.

También le ha recomendado seguir los siguientes consejos, cuando sea posible:

  • Empezar de manera gradual con la intensidad del trabajo, aprovechando los tiempos de descansos o de la comida para volver a alguna actividad agradable, para las relaciones sociales o familiares.
  • Dormir adecuadamente, alrededor de las ocho horas.
  • No "llevarse trabajo a casa", dejar en el trabajo lo concerniente a éste.
  • Practicar ejercicio físico moderado, si es posible a diario.
  • Seleccionar aquellas actividades que podemos llevar a cabo, y delegar aquellas para las que no estamos tan preparados.
  • Mantener una actitud realista y proactiva, sin sopesar una y otra vez, de manera repetitiva y poco productiva, todas las alternativas a las cuestiones planteadas.
  • Plantear los problemas laborales del modo más simple y esencial posible, prescindiendo de los detalles y sopesando la esencia para encontrar las soluciones.
  • Practicar la relajación en intervalos regulares, eliminar pensamientos erróneos o ideas irracionales que puedan darnos ansiedad.