¿Quién debe pagar la plusvalía municipal?

Si cuentas con un terreno urbano que quieres vender o ceder, debes informarte sobre el pago de la plusvalía municipal o Impuesto sobre el Incremento de Valor de los Terrenos de Naturaleza Urbana. Te informamos de todo.

¿A qué esperas para facilitarte la vida? Pídenos lo que necesites

Horario de L a V de 8:30 a 20:30 h

Cristina Socia de MAPFRE teCuidamos, es propietaria de unos terrenos que se encuadran dentro del Impuesto sobre el Incremento de Valor de los Terrenos de Naturaleza Urbana (IIVTNU) y está pensando en venderlos. Ha oído hablar de este gravamen, pero dado que no sabe exactamente cómo funciona se ha puesto en contacto con el Asesor Fiscal para consultar qué pasaría si el vendedor no paga la plusvalía municipal.

El Impuesto sobre el Incremento de Valor de los Terrenos de Naturaleza Urbana (IIVTNU) también se conoce como plusvalía municipal y es un tributo que fijan los ayuntamientos para cargar el aumento de valor que experimentan los terrenos urbanos cuando se produce una transmisión de titularidad. Dado que cada consistorio puede establecer el tipo de gravamen que crea conveniente, se pueden encontrar diferencias entre unos municipios y otros, aunque el tipo impositivo no puede superar el 30% en ningún caso.

Este impuesto entra en juego cuando se experimenta un incremento de valor como consecuencia del traspaso de la propiedad de unos terrenos de naturaleza urbana por cualquier título o bien cuando se constituye o transmite un derecho real de goce sobre la misma superficie. Hay que tener en cuenta que los terrenos considerados rústicos quedan fuera de la aplicación de este tributo.

El Asesor que atiende la llamada de Cristina, beneficiaria de las ventajas del Plan, le explica en primer lugar que para que exista la obligación de pagar la plusvalía municipal se deben dar una serie de requisitos:

Hombres cerrando un acuerdo de compraventa de casa
  • El terreno que vaya a vender debe ser de naturaleza urbana, no rústica.
  • Es necesario que se haya producido un incremento de su valor en un determinado periodo de tiempo.
  • Que exista una transmisión del dominio del terreno donde se refleje el aumento de valor que se grava.

Aunque Cristina ha decidido que va a vender su terreno, el Asesor Fiscal le explica que, en función del tipo de operación, existe otra opción en la que el vendedor no paga la plusvalía municipal:

  • Si se produce una transmisión por donación, la persona que adquiera el terreno es quien debe liquidar dicho impuesto.
  • En caso de producirse una compraventa, el propietario original del terreno está obligada a abonar la cuantía que corresponda por este tributo.

Asimismo, el Asesor también le informa sobre las bonificaciones que aplican la mayoría de los ayuntamientos en el Impuesto sobre el Incremento de Valor de los Terrenos de Naturaleza Urbana en caso de fallecimiento del causante por si alguna vez se encuentra en una situación de estas características. El porcentaje de la reducción suele oscilar entre un 15% y un 95% según el valor catastral del inmueble y se aplica con carácter general a la transmisión de la vivienda habitual del causante o de los locales afectos a la actividad económica ejercida por el mismo. Los ascendientes, descendientes, cónyuge y pareja de hecho son quienes pueden beneficiarse de este tipo de bonificación.

Desde MAPFRE teCuidamos aconsejamos continuar atendiendo las recomendaciones de las Autoridades Sanitarias. Algunos de los procesos del Plan de Fidelización pueden verse afectados por la actual crisis.