Mujer recibiendo tratamiento contra caída del cabello
Asesor Médico

Vitaminas y tratamientos contra la caída del cabello

Es algo natural que cada día se caigan algunos cabellos, aunque en la mayoría de los casos volverán a crecer, en ocasiones se puede producir alopecia. Existen muchos factores que pueden causarlo, te los contamos todos y te explicamos los mejores tratamientos y las soluciones más adecuadas.

Hombre recibiendo tratamiento contra caída del cabello

El Asesor Médico resuelve cualquier consulta llamado al 900 805 707, completando nuestro formulario online o a través de la app de MAPFRE.

Publicado octubre 2021

Mariola es Socia de MAPFRE teCuidamos y lleva varias semanas observado que está perdiendo pelo. Por eso ha decidido consultar con el Asesor Médico Especialista en Dermatología para que le ofrezca información experta sobre las causas y factores relacionados con la caída y la salud del cabello, así como los posibles tratamientos disponibles. El Asesor le explica que el pelo tiene un ciclo de vida que dura entre 2 y 3 años y que es normal que se caiga más en determinadas épocas del año, como el otoño. Además, le ofrece otras informaciones útiles sobre el cuidado del cabello, cómo evitar su pérdida o las vitaminas y nutrientes que son importantes para su mantenimiento y cuidado óptimo.

  • Ciclos de crecimiento y caída
  • Factores relacionados
  • Vitaminas y nutrientes

Ciclos de crecimiento y caída del cabello

El ciclo normal de crecimiento de un cabello dura entre dos y tres años. Cada cabello crece aproximadamente 1 cm al mes durante este periodo, conocido como fase anágena. La mayoría del cabello crece a la vez, aunque entorno al 10% se encuentra en fase de reposo o fase telógena, con entre 3 y 4 meses de duración. Transcurrida esta fase telógena, los cabellos se caerán y serán sustituidos por otros nuevos.

Dentro de este ciclo se pueden apreciar picos de caída del cabello, algo que puede dar lugar a la falsa sensación que experimentan algunas personas sobre la mejoría con la utilización de determinados productos cosméticos o tratamientos al coincidir con la fase ordinaria de crecimiento mayoritario, percibiéndose que el tratamiento está siendo efectivo, cuando en realidad el ciclo de su pelo está siguiendo su curso normal. La periodicidad anual en el ciclo del cabello se suele manifestar con una máxima proporción de folículos pilosos en reposo o fase telógena entorno al mes de julio. Dado que esta fase tiene una duración de 3 o 4 meses, la caída de ese pelo se esperará en otoño.

Factores relacionados con la caida del cabello

Además de la caída natural del cabello, hay una serie de patologías y situaciones que pueden favorecer la caída del pelo y por ello existen diferentes tipos de alopecia. Ésta es la razón por la que es necesario un diagnóstico específico del dermatólogo para establecer el tratamiento adecuado en cada caso. Algunos factores que pueden estar relacionados son de carácter hormonal, hereditario, autoinmune, causados por tratamientos farmacológicos, enfermedades de la piel e infecciones cutáneas, estrés, alteraciones del ciclo del cabello y factores nutricionales.

Alopecia común o androgénica

Es la calvicie más frecuente y afecta de manera más importante a los hombres, en los que avanza a partir de la línea de implantación del cabello y en la coronilla. Por el contrario, en la mujer la distribución de la calvicie es más difusa. Las causas de la alopecia común son hereditarias y hormonales. La predisposición genética determina que los andrógenos tengan un efecto promotor de la calvicie, haciendo que los folículos pilosos se vayan encogiendo con la producción de cabellos cada vez más finos, fenómeno denominado miniaturización del folículo piloso. Finalmente, dejan de formarlos.

Alopecia areata

En este caso, la pérdida de pelo se produce por zonas concretas, apareciendo placas bien delimitadas que en casos más graves pueden acabar fusionándose entre sí dando lugar a una alopecia total de todo el cuero cabelludo. Su origen es autoinmune, aunque las causas exactas que desencadena la inflamación se desconocen. Tanto la genética como el estrés pueden ser factores importantes para su aparición y desarrollo.

Pérdida de cabello por estrés

El estrés físico o emocional puede alterar el clico de crecimiento capilar dando lugar a lo que se conoce como efluvio telógeno agudo, con una caída repentina y difusa del pelo. También puede tener lugar por infecciones o carencias nutricionales. En general, el efluvio telógeno es reversible, aunque puede convertirse en crónico.

Alteraciones hormonales

En la menopausia y en el hipotiroidismo puede haber caída de pelo debido a la falta de hormonas (estrógenos y hormonas tiroideas, respectivamente). De forma característica se puede observar la caída de pelo del tercio externo de las cejas en el hipotiroidismo, además de una caída difusa de pelo del cuero cabelludo. Por ello es importante pedir una analítica de sangre con determinación de hormonas tiroideas para descartar hipotiroidismo en estos casos. Algunas veces, la ingesta de anticonceptivos orales también puede ser causa de una caída difusa del pelo.

Vitaminas y nutrientes

Las células del folículo piloso tienen una renovación constante, por lo que su activo metabolismo requiere de un buen suministro de nutrientes y energía. La deficiencia de diversos nutrientes, incluyendo proteínas, minerales, ácidos grasos esenciales y vitaminas, puede provocar anomalías estructurales, cambios de pigmentación o caída del cabello.

Calorías de la dieta

Para empezar, las deficiencias calóricas severas pueden provocar la caída del cabello. Es el caso de las dietas para adelgazar con un aporte calórico inferior a 1.000 kcal al día y con un aporte proteico inadecuado.

Proteínas

Las proteínas son el componente principal de las fibras capilares. Por lo tanto, una ingesta o absorción reducida de proteínas puede afectar al crecimiento del cabello.

Vitamina C

La vitamina C (ácido ascórbico) es esencial para la síntesis del colágeno y la reticulación de las fibras queratínicas, presentes en el cabello. Su carencia no es habitual, pero puede causar hiperqueratosis perifolicular y rizado causado por cambios en el tejido conectivo perifolicular.

Biotina

La carencia de biotina o vitamina B8 no es muy común, ya que puede ser producida por la flora intestinal. Su deficiencia determina cambios estructurales en el cabello y las uñas.

Vitamina B12

La deficiencia de vitamina B12 puede causar la pérdida de pigmentación del cabello y también la caída del mismo.

Zinc

La deficiencia de zinc puede provocar efluvio telógeno, cabello fino blanco y quebradizo, así como distrofia ungueal y diversas afecciones de la piel. Suele estar presente en muchos tratamientos para el cabello.

Niacina

La deficiencia de niacina o vitamina B3 determina la pérdida difusa del cabello, entre otros síntomas.

Vitamina D

Diversos estudios sugieren un papel relevante de la vitamina D en el crecimiento del cabello.

Ácidos grasos esenciales

Los ácidos grasos linoleico y ácido alfa-linoleico son necesarios para múltiples funciones del organismo. Su deficiencia puede determinar la pérdida del pelo del cuero cabelludo y las cejas y su despigmentación, entre otros síntomas.

Hierro

La deficiencia de hierro, sin llegar a niveles de anemia, puede determinar la pérdida difusa de cabello y otros síntomas cutáneos. La producción alterada de queratina puede conducir a cabellos más delgados y frágiles.

Cobre

El cobre es esencial para la estructura de la queratina, proteína presente en la piel, el pelo y las uñas.

Selenio

Los niveles inadecuados de selenio pueden determinar la hipopigmentación del cabello y la piel, así como cabello más frágil y rizado.

 

En definitiva, si bien las carencias de algunas vitaminas y minerales pueden causar caída del cabello y deterioro de su aspecto, los suplementos de vitaminas y minerales en personas con estados nutricionales normales no han demostrado ser útiles. En cualquier caso, la utilización de vitaminas y minerales puede mejorar el aspecto del cabello, pero es improbable que puedan detener ningún tipo de alopecia.

Mariola, miembro del Plan de Fidelización de MAPFRE, queda muy satisfecha con la información facilitada y tiene claro que siempre que tenga alguna duda consultará con un asesor de MAPFRE teCuidamos y pedirá cita con su especialista.

Dra Christina Schepers
Nº Colegiado: 29239 Colegio de Médicos de Barcelona.

El Asesor Médico resuelve cualquier consulta llamado al 900 805 707, completando nuestro formulario online o a través de la app de MAPFRE.

También puede interesarte…

Préstamo entre particulares sin intereses. El Modelo 600

Asesor Fiscal

Préstamo entre particulares sin intereses. El Modelo 600


Leer más
Apps de entretenimiento para niños de 5 a 7 años

Yo Me Ocupo

Apps de entretenimiento para niños de 5 a 7 años


Leer más
La bacteria Helicobacter Pylori y la alimentación

Asesor Médico

La bacteria Helicobacter Pylori y la alimentación


Leer más