Alimentos hidratantes para el verano

Una incorrecta hidratación en verano puede provocar mareos, dolores de cabeza y cansancio continuo entre otras cosas, el verano es una época en la que cuidarse es muy importante y nuestro equipo puede aconsejarte.

Puedes solicitar el servicio llamando al 900 103 358, completando nuestro formulario online o a través de la app de MAPFRE. Puedes contactarnos las 24h, los 365 días.

Marta sabe que ahora es más importante hidratarse por el calor y le gustaría estar bien hidratada sin estar con la botella de agua al lado, además durante el verano necesita algún consejo para sus comidas veraniegas, así que decide llamar al servicio Asistente Nutricional para socios MAPFRE teCuidamos y pedir consejo.

La nutricionista le comenta que si no se provee al organismo con suficiente agua, puede entrar en deshidratación, además se puede encontrar cansada, con dolor de cabeza, dificultad de concentración y disminuirá su energía física, entre otros síntomas. Como a Marta le cuesta ir bebiendo la nutricionista le explica que:

  • Además del agua puede consumir otras bebidas: zumos de frutas naturales, licuados de verduras y hortalizas, infusiones, batidos, granizados, bebidas con sales minerales, refrescos “light” o “cero”…
  • Es importante cada día comer frutas y verduras, constituyen una excelente fuente de líquidos, vitaminas, minerales y antioxidantes.
  • No esperar a tener sed, ya que es un signo de deshidratación y no un aviso.
  • Evitar las bebidas con alcohol o cafeína, ya que tienen un efecto deshidratante y actúan como diuréticos aumentando la frecuencia de micción.
  • El consumo de bebidas muy azucaradas debe ser reducido ya que, a pesar de ser tentadoras, en principio parece que apagan la sed, pero la realidad es que no lo hacen. Por tanto, es importante prestar atención a zumos de frutas envasados que muchas veces aportan demasiado azúcar.

Además la nutricionista da algunos consejos a Marta:

  • Es aconsejable beber agua fresca (ni excesivamente fría ni a temperatura ambiente), para una absorción óptima y para evitar molestias gástricas.
  • Es conveniente hidratarse antes, durante y después de realizar cualquier ejercicio físico, aunque sea moderado, para recuperar la cantidad de agua y sales minerales que hemos perdido, si el ejercicio excede de la hora es mejor optar por bebidas deportivas en lugar de agua.

Para ayudar a Marta con los consejos para sus comidas veraniegas, la nutricionista le envía un documento con platos veraniegos “muy hidratantes” y nutritivos:

  • Las ensaladas. Son fáciles de preparar y, por su riqueza en agua, vitaminas, minerales y fibra nos hidratan, refrescan y depuran el organismo, protegen la piel de los rayos solares y previenen el estreñimiento. Además, las ensaladas dan mucho juego ya que se pueden convertir en platos muy nutritivos y equilibrados (vegetales con ingredientes de origen animal (huevo, queso, yogur, jamón, atún, salmón ahumado…). Si se combinan con cereales, pasta, arroz, patata o legumbres y se aliñan con aceites vegetales (oliva, girasol, soja...), son más energéticas y muy saludables ya que se evitan las grasas animales propias de salsas y guisos.
  • Las frutas. Son refrescantes e indicadas en época estival ya que hidratan el organismo, nos protegen del sol y evitan el estreñimiento. Para los niños resultan una merienda ideal combinadas con un lácteo (leche y yogur) y, según las necesidades individuales, se pueden mezclar con un puñado de frutos secos.
  • Sopas o purés fríos. Previenen la deshidratación y son gran fuente de minerales y vitaminas que actúan como antioxidantes ante la exposición solar.
  • Las técnicas culinarias en verano varían ya que el calor invita a cocciones más simples y ligeras. La plancha, horno, parrilla y papillote necesita añadir muy poca grasa al plato y mantiene todas las cualidades nutritivas.