¿Cómo afrontar la fascitis plantar?

Para cualquier problema o cuestión acerca de la fascitis plantar, dirígete a nuestros expertos. Nuestros médicos especialistas te aclararán cualquier problema que tengas.

Puedes solicitar el servicio llamando al teléfono gratuito 900 103 358 o, completando nuestro formulario online o a través de la app de MAPFRE. Puedes contactarnos las 24h, los 365 días. Cuantas veces quieras.

Dolor en la planta del pie

Carlos sufre desde hace un tiempo un molesto dolor en la planta del pie, en la zona del talón. No es constante y no interfiere en sus actividades, pero como hace días que le molesta, decide contactar con el Servicio de Orientación Médica de MAPFRE teCuidamos.

La doctora que atiende su consulta le explica que la fascia plantar es una banda de tejido elástica situada en la planta del pie que soporta el impacto diario que se produce al caminar. De ahí que factores como el sobrepeso, determinados deportes, un mal calzado, actividades repetitivas o la presencia de un espolón en el hueso calcáneo puedan favorecer su aparición. Cuando esta fascia plantar se inflama, se produce una fascitis plantar.

Carlos, de hecho, le comenta que hace unos días realizó una excursión a pie con un calzado poco adecuado y fue después cuando empezó a notar las molestias.

La fascia plantar es una banda de tejido elástica situada en la planta

La doctora le recomienda:

  • Tratar o evitar los factores que favorecen su aparición como reducir su peso, evitar los zapatos duros y limitar las actividades que produzcan dolor, como la bipedestación prolongada.
  • Hielo y reposo.
  • Utilización de prótesis del tipo de las taloneras blandas.
  • Realización de un programa de ejercicios específicos de estiramiento de la fascia plantar, al menos 8 semanas (se pueden realizar en el domicilio).
  • Medicamentos antiinflamatorios por vía oral.

Si después de estas medidas el paciente continúa con dolor o el dolor es muy incapacitante, se puede valorar como segunda opción:

  • Aplicación local de corticoides o mediante infiltraciones o iontoforesis (eficacia transitoria).
  • Otros tratamientos cuyo beneficio no está claramente demostrado son la aplicación de ultrasonidos o láser.
  • La cirugía casi nunca está indicada y debe quedar relegada a indicaciones y casos muy específicos.