Dietas para hipertensión

Frente a la hipertensión el plan de acción empieza por cambios en el estilo de vida, antes de plantearse el tratamiento farmacológico. La dieta para el control de la hipertensión se basa en una alimentación rica en: frutas y verduras, cereales integrales, legumbres, pescado blanco y azul, carne magra o menos grasa y aceite de oliva.

Puedes solicitar el servicio llamando al 900 103 358, completando nuestro formulario online o a través de la app de MAPFRE. Puedes contactarnos las 24h, los 365 días.

En la última revisión médica la tensión arterial de Antón salió elevada, así que confió en el equipo de Orientación nutricional de MAPFRE teCuidamos para pedirles algunos consejos. Comentado con el médico, este, le dio algunas pautas relacionadas con dieta, ejercicio, no fumar, evitar el exceso de peso, reducir el estrés… insistiéndole en la importancia de la alimentación.

El nutricionista le comenta y, también le envía por escrito al correo electrónico, que:

  • Debe intentar prescindir de la sal de mesa (normal, marina, yodada) y cocinar sin sal. Los alimentos contienen en su composición sal, por lo que se recomienda prescindir de los alimentos de gran concentración de sal como por ejemplo:
    • Lácteos y derivados: quesos curados
    • Legumbres/cereales: en conserva. Productos de panadería, bollería, repostería y alimentos deshidratados
    • Patatas: chips
    • Verduras y hortalizas: conservas, salsas y sofritos comerciales, sopas comerciales
    • Carnes: conservas, salazones o ahumados, extractos, precocinados (croquetas, salchichas, empanadillas...)
    • Fiambres/embutidos: charcutería tradicional, foie gras, patés…
    • Pescados y crustáceos: conservas, salazones, ahumados, extractos, precocinados, crustáceos (gambas, langostinos…), moluscos (caracolillos, almejas...), caviar…
    • Frutas: fruta seca y almíbar
    • Frutos secos: salados
    • Grasas: mantequilla o margarina
    • Otros: encurtidos y salsas comerciales
    • Agua con gas
  • El calcio es un mineral muy importante para regular la tensión arterial. Se recomiendan dos raciones diarias en forma de:
    • 1 vaso de leche desnatada más 2 yogures desnatados
    • 1 vaso de leche desnatada más 60 g de queso fresco bajo en sodio
    • 2 yogures descremados más 60gr de queso fresco bajo en sodio
  • Consuma verdura o ensalada a diario (cruda o cocida). La verdura y ensalada son bajos en sodio y alimentos ricos en potasio. Este último mineral ayuda a regular la tensión arterial favoreciendo la excreción del sodio por orina.
  • Existen alimentos en el mercado que incluyen el sodio (Na) como aditivo, es cuestión de fijarse en el etiquetado:
    • Sal o cloruro sódico (ClNa)
    • Bicarbonato sódico o soda (helados, pasteles, productos horneados)
    • Carbonato sódico (mantequilla, cremas, helado de crema, encurtidos)
    • Glutamato monosódico (carnes, condimentos, encurtidos y sopas)
  • Puede utilizar aderezos para conseguir platos apetecibles y sabrosos, como:
    • Hierbas aromáticas: eneldo, alcaparras, laurel, salvia, romero, perejil, tomillo, comino, orégano, tomillo, salvia…
    • Condimentos: ajo, cebolla, puerro…
    • Condimentos ácidos: vinagre y limón
    • Especias: pimienta, pimentón, clavo…

Asimismo, la nutricionista decide completar la información enviada con una tabla de alimentos aconsejados, permitidos y no aconsejados en su caso. Sin duda, Antón dispone de ahora de toda la información nutricional que necesita para conseguir mantener la hipertensión en niveles adecuados, por lo que queda muy agradecido.