La fiscalidad del alquiler de viviendas a familiares

Este tipo de alquileres tributan, como cualquier otro arrendamiento de vivienda, en la declaración del IRPF del año correspondiente.

Puedes solicitar el servicio llamando al 800 007 269, completando nuestro formulario online o a través de la app de MAPFRE. Puedes contactarnos de L-V de 8:30 a 20:30

Nuestro socio MAPFRE teCuidamos Germán va a alquilar un piso a su sobrino y nos ha solicitado información sobre la fiscalidad general y sobre su caso en particular.

Para empezar conviene definir lo que la administración entiende por familiares: cónyuges; parientes hasta el tercer grado de consanguineidad (bisabuelos, abuelos, padres, hijos, nietos, biznietos, hermanos, tíos y sobrinos; y parientes por afinidad (suegros, yernos y cuñados).

En general, como ya hemos dicho, los alquileres tributan como rendimiento de capital inmobiliario. Para calcular la base imponible obtenemos la diferencia entre los ingresos obtenidos por el arrendamiento y los gastos vinculados con el inmueble: suministros, comunidad de propietarios, IBI, tasas, seguros, reparación y conservación, intereses del préstamo o la amortización, si la hubiera, y otros gastos deducibles.

Este rendimiento neto obtenido puede ser objeto de una reducción del 60% si el alquilado es residente habitual (como es el caso que nos ocupa). La cantidad resultante formará parte de la base imponible general del contribuyente y tributará con el tipo que le corresponda.

Ahora bien, dado que a los familiares se les suele alquilar a un precio fuera del mercado, la fiscalidad específica de los arrendamientos de viviendas a familiares contempla que el rendimiento neto del capital inmobiliario computable (lo que habría que sumar a la base imponible) no puede ser nunca inferior al 2% del valor catastral del inmueble (o al 1,1% en el caso de catastros actualizados).

Como Germán tiene a su sobrino alquilado por lo que le cuesta mantener el piso y su base imponible es inferior al 2% del valor catastral del inmueble, cuando tenga que realizar su declaración de IRPF el próximo año tendrá que sumar a la base imponible el 2% del valor catastral del piso.