¿Cómo identificar y superar un trastorno por estrés postraumático?

Si recientemente has vivido una situación traumática que ha cambiado tu carácter y tu rutina, posiblemente estés sufriendo un trastorno por estrés postraumático (TEPT). Te informamos sobre cuáles son los principales síntomas y cómo puedes tratarlo.

Puedes solicitar el servicio llamando al 900 103 358, completando el formulario online o a través de la app de MAPFRE. Te atendemos de lunes a domingo las 24 horas del día.

Francisco, socio de MAPFRE teCuidamos, tuvo un grave accidente de coche hace unos meses y además de que todavía no ha vuelto a conducir, tiene pesadillas casi todas las noches y no ha vuelto a ser el mismo desde que ocurrió el suceso. Se encuentra apático, sin ganas de hacer las cosas que antes le gustaban, por lo que su mujer está bastante preocupada. Para buscar alguna solución, ha contactado con el servicio gratuito de Orientación Psicológica de MAPFRE.

La psicóloga del equipo que ha atendido la consulta, tras escuchar a la esposa, le ha comentado que probablemente Francisco esté padeciendo un trastorno por estrés postraumático (TEPT). Se trata de una patología que sufren quienes han vivido una experiencia traumática que haya amenazado su vida o integridad física o que, en otras circunstancias, hayan presenciado cómo esto les ocurría a otros.

La especialista que atiende a la mujer de Francisco, socio de MAPFRE teCuidamos, le explica que sufrir este tipo de estrés durante 3 o 4 semanas después del accidente es un hecho normal que ayuda a procesarlo y a asumirlo para poder seguir adelante. Sin embargo, en algunas personas este trastorno puede llegar a hacerse crónico y es entonces cuando se establece el TEPT.

En otras ocasiones, ocurre que los síntomas parecen remitir, aunque vuelven a resurgir nuevamente cuando han transcurrido varias semanas o meses; en general en menos de 6 meses desde que se produjo el suceso traumático desencadenante.

Los síntomas que comenta la esposa al equipo de Orientación Psicológica de MAPFRE son bastante habituales:

  • Revivir los hechos traumáticos, ya sea en forma de pesadillas o bien mediante escenas retrospectivas en las que la persona reproduce en su mente el suceso e incluso repite acciones que realizó durante el momento traumático.
  • Pensamientos aterradores e incontrolables.
  • Sentimiento de culpabilidad.
  • Tener arrebatos de furia.
  • Desafección.
  • Desinterés.
  • Incapacidad para disfrutar de los buenos momentos.

A la hora de recomendarle un tratamiento, le aclara que el objetivo del mismo es reducir los síntomas, prevenir las complicaciones y lograr que vuelva a ser la persona que era, tanto a nivel personal como social. Como siempre, el enfoque debe ser multidisciplinar:

  • Tratamiento con ciertos fármacos de manera individualizada en función de los síntomas (ansiolíticos, antidepresivos, estabilizadores del ánimo).
  • Terapia psicológica como pilar fundamental. Son varias las técnicas que existen para hacer frente al TEPT, como por ejemplo la terapia cognitivo conductual, la terapia en grupo, la desensibilización y reprocesamiento por movimientos oculares (EMVR) o los métodos de exposición o catárticos.

Con esta información, la psicóloga del servicio de teCuidamos anima a que Francisco se ponga en manos de un especialista cuanto antes para ayudarle a superar su trastorno por estrés postraumático.