Repercusiones fiscales a la hora de comprar una vivienda

¿Vas a adquirir una nueva vivienda por primera vez? ¿Algún familiar tuyo va a mudarse a una vivienda usada? Aclaramos todas tus dudas y te explicamos las repercusiones fiscales en este proceso.

Llama a tu ASESOR FISCAL teCuidamos al número gratuito 800 007 269 o solicita el servicio online.

Javier, socio de teCuidamos, va a adquirir dos viviendas, una nueva vivienda en Madrid que se encuentra en proceso de construcción, y otra segunda en Sevilla que va a utilizar como vivienda habitual.

Por la adquisición de la vivienda en Madrid, tributará el IVA correspondiente a este tipo de vivienda (10%). Una vez que la vivienda esté finalizada y se proceda a la formalización de la correspondiente escritura pública, tendrá que tributar por el Impuesto sobre Transmisiones Patrimoniales en su modalidad de Actos Jurídicos Documentados. Al tratarse de la Comunidad de Madrid y al tener un valor superior a 180.000€, el Asesor Fiscal de Javier le informó que este impuesto sería del 0,75%.

Respecto a la segunda vivienda en Sevilla, tributará por el Impuesto sobre Transmisiones Patrimoniales Onerosas, al tipo de gravamen del 8% (al ser el valor real de la vivienda inferior a 400.000€).

El servicio Asesor Fiscal teCuidamos te recuerda que, si se trata de una vivienda nueva o de primera ocupación:

  • Tributará su adquisición al 10% de IVA. En el caso de Viviendas de Protección Oficial se aplica un IVA del 4%.
  • Además del IVA, se debe tributar por el Impuesto sobre Transmisiones Patrimoniales en su modalidad de “Actos Jurídicos Documentados”, cuyo tipo de gravamen dependerá de la Comunidad Autónoma correspondiente, oscilando entre el 0,5 y el 2%.

Si se trata de una segunda vivienda o vivienda usada:

  • Su adquisición tributará por el Impuesto de Transmisiones Patrimoniales en su modalidad de “Transmisiones Patrimoniales Onerosas”, cuyo tipo de gravamen general es del 6%. Consulta a tu Asesor Fiscal si en tu Comunidad Autónoma se establece de manera diferente.
  • Para este tipo de viviendas, en vez de tributar por el Impuesto de Patrimonio, se puede elegir tributar la compra de una segunda vivienda con IVA.
  • Si la vivienda adquirida no constituye la vivienda habitual, supondrá una tributación en el IRPF como imputación de renta inmobiliaria, salvo que la misma se destine al arrendamiento, en cuyo caso se declarará como rendimiento de capital inmobiliario.