Una pareja de adultoss mayores nadando
Asesor Médico

Beneficios de la natación para mayores

Nadar es una actividad física muy beneficiosa para personas de todas las edades, y especialmente para los mayores. Te contamos todas sus ventajas y cómo practicarla adaptada a cada edad.

Una señora haciendo ejercicios en el agua

El Asesor Médico resuelve cualquier consulta llamado al 900 805 707, completando nuestro formulario online o a través de la app de MAPFRE.

Publicado abril 2022

Amelia, Socia de MAPFRE teCuidamos, tiene 68 años y lleva una vida bastante sedentaria, con muy poca dedicación a la actividad física. Desde hace un tiempo busca algún deporte acorde a sus circunstancias y a su edad, por lo que decide consultar con el Asesor Médico especialista en Medicina del Deporte de MAPFRE teCuidamos para que le ofrezca información sobre esta actividad física y si es la más adecuada para ella.

El especialista le explica que existen diversas actividades que podrían aportarle beneficios para la salud adaptándose a sus características y que una de ellas, es, efectivamente, la natación que, entre otras consecuencias, le supondría beneficios para el sistema cardiovascular y pulmonar, un aumento en la fuerza y resistencia muscular, un incremento en la flexibilidad de las articulaciones, además de ser un excelente método de relajación y reducción del estrés. El Asesor le ofrece también otra información de interés sobre este deporte.

  • Beneficios
  • Consejos
  • Ejercicios

Beneficios de la natación para las personas mayores

Sin duda, la natación es una de las actividades más recomendables para las personas mayores. Supone beneficios para diversos sistemas funcionales del organismo y muy pocos riesgos. Muchas de sus ventajas vienen propiciadas por el hecho de que, al entrar en el agua, el peso del cuerpo queda atenuado por la flotación. De este modo, las estructuras óseas, articulares y musculares se liberan de parte de la tensión que genera la gravedad. Además, evita los impactos que se producen en los deportes terrestres contra el suelo y que hacen sufrir, especialmente, a las articulaciones. Lo ideal es buscar el asesoramiento de un especialista que, tras realizarle una adecuada valoración médica y funcional, adapte la práctica más adecuada para cada caso o si existe una dolencia específica.

Algunos de los beneficios de la natación incluyen:

  • Puede suponer un alivio para el dolor y la inflamación cuando en el agua la musculatura se relaja y las articulaciones se liberan de la presión habitual.
  • Disminuye la frecuencia cardiaca y se exige un menor esfuerzo al corazón.
  • Permite trabajar durante más tiempo a una intensidad baja, mejorando la resistencia aeróbica.
  • Mejora la circulación sanguínea debido a la postura adoptada y a la mejora del retorno venoso.
  • Favorece el movimiento articular.
  • Fortalece los músculos y los huesos.
  • Tonifica los músculos.
  • Disminuye el riesgo de lesiones, especialmente por la reducción de la tensión sobre las articulaciones.
  • Determina beneficios para la columna vertebral, estando especialmente indicada para personas con dolor de espalda y lumbalgia.
  • Aumenta el gasto calórico por lo que puede ayudar a perder o a controlar el peso corporal.

Consejos para nadar en personas mayores

La natación y los ejercicios acuáticos ofrecen una gran variedad de prácticas que permiten adaptarlas a las circunstancias y especificidades de cada individuo. Estos son algunos de los principales consejos para una práctica adecuada de la natación:

  • Antes de iniciar cualquier práctica deportiva es conveniente pasar un reconocimiento médico-deportivo, para detectar patologías que se puedan agravar con la práctica deportiva o adaptar dicha práctica a las características de cada persona.
  • Practicar la natación al menos tres veces por semana, con un mínimo de 30 minutos cada vez.
  • Se puede optar por realizar la actividad física acuática en grupo o en solitario. También se puede requerir de ayuda si se necesita.
  • Comenzar la actividad de manera progresiva y a una intensidad asequible que se puede ir incrementando con el tiempo.
  • Mejor optar por piscinas climatizadas para no tener problemas con la temperatura.
  • La natación debe completarse con actividades terrestres sueves como pasear o realizar ejercicios de yoga o estiramiento.

Ejercicios en el agua para personas mayores

Las actividades en el agua para personas mayores pueden incluir la natación o los ejercicios que se desarrollan en el agua. Como ejemplo, algunos ejercicios pueden ser:

  1. Caminar por la piscina con los brazos dentro del agua por la parte que no cubre. La resistencia del agua determina que haya que hacer fuerza para poder avanzar.
  2. Situarse en posición horizontal boca abajo, agarrándose a uno de los bordes de la piscina y dar patadas en el agua con las piernas extendidas.
  3. Colocarse boca arriba y mantenerse flotando con la ayuda de movimientos de brazos y piernas.
  4. De pie en el agua realizar movimientos de gimnasia con piernas y brazos.
  5. Se pueden utilizar los materiales de flotación (manguitos, tablas, cinturones o rulos), para no cansarse a la hora de hacer los ejercicios.

En cuanto a la natación propiamente dicha, cada persona debe utilizar el estilo, la intensidad y el tiempo que le venga mejor. En cualquier caso, es recomendable para las personas mayores:

  • Crol. Es el estilo más recomendable. Permite desarrollar la coordinación y el movimiento en el agua, ejercitando todos los grupos musculares. En caso de problemas cervicales se pueden evitar los movimientos de rotación del cuello con ayudas como las máscaras de buceo.
  • Espalda. Tiene una mayor complejidad y desarrolla coordinaciones que pueden ser complementarias al crol. Está especialmente aconsejada para personas que padezcan problemas lumbares.
  • Braza. Aporta un gran equilibrio para el cuerpo, proporcionando un mayor dominio. Debe practicarse con precaución por si se producen molestias en hombros, lumbares y cervicales.

Noelia, que se beneficia de las ventajas del Plan de Fidelización de MAPFRE, queda muy satisfecha con la información facilitada y tiene claro que siempre que tenga alguna duda consultará con un Asesor Médico y pedirá cita con un especialista.

Juan de Dios Beas Jiménez
Especialista en Medicina de la Educación Física y el Deporte
Colegiado 4106541 (RICOMS Sevilla)

El Asesor Médico resuelve cualquier consulta llamado al 900 805 707, completando nuestro formulario online o a través de la app de MAPFRE.

También puede interesarte…

Préstamo entre particulares sin intereses. El Modelo 600

Asesor Fiscal

Préstamo entre particulares sin intereses. El Modelo 600


Leer más
Apps de entretenimiento para niños de 5 a 7 años

Yo Me Ocupo

Apps de entretenimiento para niños de 5 a 7 años


Leer más
¿Cómo puedo donar un vehículo de padres a hijos?

Experto Orientación Auto

¿Cómo puedo donar un vehículo de padres a hijos?


Leer más