barbilla con erupción cutánea
Asesor en Bienestar

Menopausia y erupciones en la piel

La menopausia tiene lugar entre los 45 y los 55 años cuando la mujer deja de ovular y pierde la menstruación. Menopausia y erupciones en la piel van de la mano debido a las alteraciones hormonales que se producen, que implican una serie de cambios fisiológicos que afectan a la mayoría de los órganos y tejidos.

revisión de piel de mujer

El Asesor en Bienestar resuelve tus dudas aqui.

Publicado enero 2024

Lidia, Socia del Club MAPFRE, se está acercando a la menopausia y está interesada en conocer los cambios que esta nueva etapa producirá en su salud y en su piel. Lidia pertenece al Plan de Fidelización de MAPFRE, por lo que aprovecha esa ventaja para consultar con nuestro Asesor Médico especialista Dermatología, para que le ofrezca información experta sobre los efectos de la menopausia sobre la piel y sus posibles tratamientos.

El asesor le explica que el climaterio es el periodo desde que la ovulación comienza a ser deficitaria hasta que se suspende por completo y tiene lugar la menopausia. Este intervalo conlleva una disminución progresiva del nivel de estrógenos (estradiol y estrona) que determina una desviación en el balance hormonal a favor de los andrógenos. Todo ello provoca una serie de cambios y síntomas que son perceptibles en la piel.

Además, el asesor le ofrece más detalles sobre la relación entre menopausia y erupciones en la piel, otros efectos de la menopausia en la piel, y sus posibles tratamientos.

  • Efectos y cambios
  • Combatir efectos
  • Tratamiento

Menopausia y erupciones en la piel

Los principales efectos perceptibles que la menopausia causa en la piel incluyen la disminución de sebo o grasa, una menor sudoración, la reducción parcial de la temperatura cutánea y un aumento de la permeabilidad y reactividad vascular de la piel.

Otros cambios experimentados en la piel de la mujer tras la menopausia incluyen:

  • Un mayor grado de pigmentación.
  • La disminución del grosor de la dermis y la epidermis.
  • Una disminución significativa del porcentaje de colágeno.
  • La disminución de la humedad en las mucosas.

Al disminuir los niveles de colágeno y elastina, la piel puede volverse más delgada y propensa a la sequedad, lo que aumenta la probabilidad de que con la menopausia se sufran erupciones en la piel, enrojecimiento o picazón. Como consecuencia de los cambios fisiológicos, las mujeres tienen la piel seca en la menopausia, más escamosa y menos elástica, con el consiguiente aumento de las arrugas cutáneas.

El desequilibrio entre andrógenos y estrógenos también es responsable de alteraciones del cabello, el vello corporal y las uñas. De este modo, la duración del ciclo del folículo piloso se acorta, dando lugar a un cabello más fino y débil, con cierto grado de alopecia similar a la del hombre. Por otro lado, el vello disminuye, especialmente en las axilas y el pubis. Pero aumenta en la zona de la barba y el bigote. Finalmente, las uñas ralentizan su crecimiento, que además se hacen más frágiles.

Combatir los efectos de la menopausia en la piel

Los cambios cutáneos que experimenta la mujer tras la menopausia o su cercanía producen una serie de modificaciones que incluyen sequedad, atrofia y aparición de arrugas que se pueden minimizar con unos hábitos saludables y el empleo de cuidados específicos de la piel.

Las medidas de carácter general y hábitos saludables que van a suponer grandes beneficios para afrontar la menopausia y mejorar la salud global y la de la piel incluyen:

  • Una alimentación saludable, con un elevado consumo de alimentos vegetales (frutas, verduras, legumbres, semillas, frutos secos y cereales) y un aporte adecuado de vitaminas y minerales. Es preciso hacer hincapié en el consumo de calcio (lácteos, verduras de hoja verde, principalmente), vitamina D (pescado azul, exposición al sol) y antioxidantes (vitaminas C y E, polifenoles, isoflavonas de la soja, etc.).
  • Una correcta hidratación, con un elevado consumo de bebidas, principalmente agua.
  • Evitar el sobrepeso y la obesidad.
  • Realizar actividad física de forma regular y tener una vida activa.
  • Utilizar las medidas fotoprotectoras adecuadas para evitar el fotoenvejecimiento. Se incluyen aquí recomendaciones como evitar el sol en las horas centrales del día, cubrir la piel con prendas de vestir, sombreros y gafas de sol y utilizar fotoprotectores adecuados al tipo de piel (con SPF elevados).
  • Utilizar métodos preventivos, cuidados y tratamientos cutáneos, para evitar que aparezcan con la menopausia manchas rojas en la piel o picores.

Tratamientos para mejorar la piel en la menopausia

Mejorar la piel en la menopausia es posible si se llevan a cabo los hábitos y tratamientos necesarios. Para lograrlo, mantener la higiene de la piel cutánea es muy importante, mediante duchas diarias con geles y jabones suaves y con un elevado componente graso. Además, la piel debe hidratarse a menudo con aceites y cremas.

Terapia hormonal sustitutiva

La terapia hormonal sustitutiva parece ser un tratamiento beneficioso frente al envejecimiento que se produce en la piel de la mujer que ha pasado la menopausia.

Los estrógenos durante la menopausia pueden mejorar el ciclo del folículo piloso que se hace más largo, aumentando su duración y grosor. También favorecen la presencia de colágeno en la matriz extracelular y una mejor vascularización. Todo ello supone una mejora para la estructura cutánea y un impedimento para las arrugas.

Sin embargo, los efectos adversos de la terapia hormonal (como un mayor riesgo de cáncer de mama y de tromboembolismo) hacen que su administración deba ser cuidadosamente valorada de forma individual por el médico.

Activos dermocosméticos recomendados para la menopausia

Algunos de los cosméticos que pueden ser beneficiosos frente a los efectos de la menopausia en la piel incluyen:

  • Cremas hidratantes y emolientes. Que incorporen ácido hialurónico y ceramidas.
  • Retinoides. Están implicados en la formación de colágeno y en la inhibición de metaloproteínas que pueden llevar al fotoenvejecimiento.
  • Polifenoles. Ejercen la acción antienvejecimiento a través de la neutralización de radicales libres y la inhibición de enzimas prooxidantes.
  • Péptidos. Activan las señales celulares que desencadenan la síntesis de colágeno, estabilizan y transportan el cobre, un elemento que participa en reacciones enzimáticas, formación de tejidos y curación de heridas. También pueden bloquear la liberación de acetilcolina en la unión neuromuscular, a imitación de la toxina botulínica.
  • Vitaminas. Entre ellas, la vitamina C, esencial para la síntesis de colágeno.
  • Alfa-hidroxiácidos. Son estimulantes para el colágeno y pueden servir como exfoliantes epidérmicos.
  • Fotoprotectores y despigmentantes. En casos de aparición de manchas en la piel y para evitar que aparezcan.
  • Cosméticos con estrógenos de uso tópico. Algunos estudios respaldan su efecto beneficioso para mejorar la piel seca en la menopausia, así como su textura y elasticidad, y reducir las arrugas, si bien existen algunas dudas sobre su seguridad.

Lidia queda muy satisfecha con la información facilitada por el Asesor Médico del Club MAPFRE y pedirá cita con un especialista en dermatología para intentar prevenir los efectos de la menopausia en su piel.

El Asesor en Bienestar resuelve tus dudas aqui.

También puede interesarte…

Préstamo entre particulares sin intereses. El Modelo 600

Asesor Fiscal

Préstamo entre particulares sin intereses. El Modelo 600


Leer más
Apps de entretenimiento para niños de 5 a 7 años

Yo Me Ocupo

Apps de entretenimiento para niños de 5 a 7 años


Leer más
¿Cómo puedo donar un vehículo de padres a hijos?

Experto Auto y Movilidad Sostenible

¿Cómo puedo donar un vehículo de padres a hijos?


Leer más