Acné en adultos | MAPFRE teCuidamos
Cara de una chica con acné
Asesor Médico

Tratamientos, causas y tipos de acné en adultos

El acné es una afección muy común de la piel que suele aparecer durante la adolescencia, aunque también puede afectar a personas adultas. Si este es tu caso, te contamos las causas y tratamientos para combatirlo. 

Tratamiento facial contra el acné

El Asesor Médico resuelve cualquier consulta llamado al 900 805 707, completando nuestro formulario online o a través de la app de MAPFRE.

Publicado octubre 2022

Alexia, Socia de MAPFRE teCuidamos,tiene 26 años y hace un tiempo ha comenzado a experimentar un empeoramiento de la piel, especialmente en el rostro, con la aparición de acné. Por ello decide consultar con nuestra Asesora Médica especialista en Dermatología para que le ofrezca información experta sobre esta afección cutánea y la mejor manera de combatirla. La asesora le explica que el acné es un trastorno de la piel que tiene lugar cuando los folículos pilosos se obstruyen con grasa y células muertas de la piel. También pueden intervenir diferentes microorganismos. Esto ocasiona la aparición de comedones, granos y lesiones inflamatorias en diferentes zonas cutáneas. Además, la dermatóloga expone otras cuestiones relevantes relacionadas con el acné. 

  • Tipos y causas
  • Síntomas
  • Tratamiento

Tipos y causas del acné

En función de sus manifestaciones externas el acné se puede clasificar en diferentes tipos: 

  • Acné comedoniano. Se produce con la aparición de puntos negros y blancos (o espinillas). Suelen provocar una afectación leve y raramente dejan cicatrices en la piel. 
  • Acné pápulo-pustuloso. En él predominan los granos rojos, inflamados y con pus. Aunque la afectación es superficial, puede dejar cicatrices en la piel. 
  • Acné nódulo-quísticos. Cursa con granos inflamados profundos y quistes de diversos tamaños, así como nódulos o bultos grandes con dolor. Suelen dejar cicatrices, siendo una de las formas más graves de la enfermedad. 
  • Acné conglobata. Es poco frecuente y se caracteriza por la presencia de numerosos comedones de gran tamaño.  
  • Acné queloideo. Está caracterizado por granos pequeños y redondeados con picor y la aparición de cicatrices residuales, principalmente en la nuca. También es poco frecuente.  

En cuanto a la etapa de la vida en la que aparece, el acné se puede distinguir entre: 

  • Acné neonatal y del lactante. Es un tipo de acné leve y transitorio que aparece en la mejilla y nariz del bebé y suele desaparecer por sí solo. 
  • Acné del embarazo. Se produce por el aumento de estrógenos durante el embarazo.  
  • Acné del adulto. Aunque la aparición del acné se produce sobre todo durante la adolescencia, también puede tener lugar en la edad adulta, relacionado especialmente con cambios hormonales.  

Por otro lado, entre las causas y factores relacionados con la aparición del acné se cuentan: 

  • Factores genéticos y hereditarios. 
  • Las glándulas sebáceas hiperactivas. 
  • La acumulación de células muertas en la piel y bacterias en los poros. 
  • La irritación cutánea.
  • La dieta.
  • El estrés. 

Además, suelen jugar un papel importante los factores hormonales, ya que las glándulas sebáceas están controladas hormonalmente. En la adolescencia se produce un exceso de hormonas masculinas (andrógenos) que estimulan la producción de sebo. Esto puede contribuir a la aparición del acné. 

Una vez superada la adolescencia, en los hombres las hormonas se estabilizan, mientras que en las mujeres continúan fluctuando, principalmente debido al ciclo menstrual. De este modo, en la segunda parte del ciclo menstrual aumentan los niveles de progesterona, con un efecto estimulante para la producción de sebo en la piel. La evolución hormonal en el ciclo menstrual hace descender los estrógenos y la progesterona, pasando a predominar los andrógenos que también estimulan la producción de sebo.  

La mayor producción de sebo puede coincidir con la colonización por parte de microorganismos, entre los que destaca el Propionibacterium acnés, aunque existen otras especies microbianas que también pueden estar implicadas en la aparición del acné: 

  • Propionibacterium granulosum. 
  • Malassezia furfur (Pityrosporum). 
  • Corynebacterium aerobios. 
  • Algunas especies de estafilococos. 

Síntomas del acné

Entre los síntomas más característicos del acné se incluyen: 

  • Poros o comedones tapados o abiertos. 
  • Irregularidades y rojeces de la piel. 
  • Granos con pus. 
  • Bultos grandes, sólidos y dolorosos que están debajo de la superficie de la piel, en ocasiones llenos de pus. 
  • Erupciones con costra. 
  • Afectaciones en la cara, la espalda, el pecho y los hombros. 

En los adultos las características del acné determinan la afectación sobre todo de la región facial inferior con macro comedones diseminados por la cara. En el caso de las mujeres, alrededor del 85 % experimentan un empeoramiento premenstrual del acné. Suele tratarse, igualmente, de un tipo de acné leve o moderado, de tipo inflamatorio con pocos comedones, que afectan sobre todo a la cara, la región circundante de la boca y la mandíbula.  

En el acné de los hombres la afectación del tronco suele ser mucho más habitual. 

Tratamiento del acné 

 El objetivo principal del tratamiento del acné es controlar y tratar las lesiones existentes, prevenir en la medida de lo posible la aparición de cicatrices y limitar la duración del trastorno.   

 Tratamientos tópicos: 

 El tratamiento tópico suele ser utilizado en los casos más leves. Entre los principios activos que suelen incluir se encuentran: 

  • El peróxido de benzoilo. 
  • El ácido azelaico. 
  • Retinoides. 
  • Algunos antibióticos.  

Tratamientos sistémicos: 

El tratamiento sistémico por vía oral suele contener antibióticos y se aplica en los casos más severos de acné o que no responden al tratamiento tópico. Por otro lado, el tratamiento del acné en mujeres adultas suele contemplar específicamente el factor hormonal. De este modo, el tratamiento con anticonceptivos orales suele ser eficaz. Sin embargo, será preciso tener en cuenta por parte del especialista el mayor riesgo de tromboembolismo en mujeres maduras con este tipo de tratamientos. También existen terapias no farmacológicas que incluyen la extracción de puntos negros y blancos con o sin infiltración, la exfoliación, la terapia con luz pulsada, la terapia con láser, la fotodinámica y la terapia por calor. 

Tratamientos adyuvantes: 

En las lesiones nodulares o quísticas inflamadas se pueden usar corticoides para la reducción del riesgo de cicatrices y disminución del dolor y la inflamación de forma rápida.  

Las lesiones nodulares inflamadas con frecuencia dejan como secuela la hiperpigmentación que se puede mejorar con retinoides tópicos o ácido azelaico. Si existen macro comedones se pueden considerar las terapias físicas como peelings con ácido glicólico o con frío. 

Alexia, que se beneficia del Plan de Fidelización de MAPFRE, queda muy satisfecha con la información facilitada y tiene claro que siempre que tenga alguna duda consultará con un asesor de MAPFRE teCuidamos y pedirá cita con un especialista.   

El Asesor Médico resuelve cualquier consulta llamado al 900 805 707, completando nuestro formulario online o a través de la app de MAPFRE.

También puede interesarte…

Préstamo entre particulares sin intereses. El Modelo 600

Asesor Fiscal

Préstamo entre particulares sin intereses. El Modelo 600


Leer más
Apps de entretenimiento para niños de 5 a 7 años

Yo Me Ocupo

Apps de entretenimiento para niños de 5 a 7 años


Leer más
¿Cómo puedo donar un vehículo de padres a hijos?

Experto Orientación Auto

¿Cómo puedo donar un vehículo de padres a hijos?


Leer más