Gastos deducibles como autónomo en estimación directa

Si como autónomo no estás sujeto a módulos, tendrás que llevar muy bien tus cuentas. Tus gastos pueden ser deducibles siempre y cuando cumplan una serie de requisitos.

Llama a tu ASESOR FISCAL teCuidamos al número gratuito 800 007 269 o solicita el servicio online.

Para que los gastos sean deducibles es necesario que cumplan los tres siguientes requisitos:

  • Que dichos gastos estén vinculados o afectos a la actividad económica desarrollada.
  • Que estén justificados.
  • Que estén registrados en la contabilidad o en los libros-registro obligatorios.
  • Gastos derivados de compras de bienes necesarios para el ejercicio de la actividad (se incluyen las compras de existencias, mercaderías, material de oficina, etc).
  • Sueldos y salarios de trabajador.
  • Seguridad Social tanto del contribuyente en su condición de autónomo como de los propios empleados.
  • Otros gastos de personal (como por ejemplo gastos de formación de personal, indemnizaciones satisfechas por rescisión de relaciones laborales, seguros de accidentes de los trabajadores, y cualquier otro gasto que no pueda ser considerado como una mera liberalidad).
  • Arrendamientos y cánones (entre los que se incluyen gastos por pagos del alquiler de los inmuebles en los que se ejercita la actividad, o por contratos de leasing o renting).
  • Reparaciones y conservación (en relación con los bienes necesarios para el ejercicio de la actividad económica, no incluyéndose aquellos que suponen ampliación o mejora del activo material que son amortizables).
  • Servicios de profesionales independientes (importes satisfechos a profesionales por los servicios prestados a la actividad económica, como son los honorarios de economistas, abogados, notarios, etc).
  • Otros servicios exteriores (servicios que no forman parte del precio de adquisición del inmovilizado (como gastos de transportes, primas de seguros, servicios bancarios, publicidad, propaganda, suministros, electricidad, etc).
  • Tributos fiscalmente deducibles (pago de impuestos, tasas o contribuciones especiales que recaigan sobre elementos afectos a la actividad (como I.A.E. o I.B.I. o tasas administrativas (como la tasa de basuras).
  • Gastos financieros (pago de intereses derivados de préstamos concertados directamente sobre la actividad, recargos por aplazamiento de pago de deudas, intereses de demora correspondiente a aplazamiento y fraccionamientos de deudas tributarias).
  • Amortizaciones (aplicación de tablas de amortización para determinados bienes adquiridos afectos a la actividad (mobiliario, ordenadores, vehículos, etc).
  • Otros gastos fiscalmente deducibles: aquellos que cumplen con los requisitos de necesidad en el ejercicio de la actividad y afectación, estando debidamente justificados mediante facturas y que no se encuadran en ninguno de los apartados anteriormente indicados (por ejemplo cuotas colegiales, cursos de reciclaje y formación, suscripción a revistas, gastos por relaciones públicas, viajes profesionales).