Viajes durante el embarazo

La época más recomendable para viajar es el segundo trimestre, ya que el riesgo de aborto es menor tras las primeras semanas, así como el riesgo de parto prematuro ya que el volumen del abdomen todavía no es muy importante.

Puedes solicitar el servicio llamando al 900 103 358, completando nuestro formulario online o a través de la app de MAPFRE. Puedes contactarnos las 24h, los 365 días.

Carol está embarazada de 5 meses y como ya se encuentra mejor (el primer trimestre tenía muchas náuseas), quiere cogerse unos días de vacaciones. Tiene algunas dudas acerca de las precauciones que ha de tomar si viaja en avión y decide consultar con nuestros expertos médicos para aclararlas.

La ginecóloga le realiza las siguientes aclaraciones:

  • En cuanto al avión, le comenta que los viajes no son peligrosos para el bebé ni para la madre en embarazos de bajo riesgo, pero se recomienda volar antes de la sexta-séptima semana de embarazo ni el último mes de la gestación. Muchas compañías aéreas exigen a las embarazadas una autorización escrita de su médico en la que conste su buen estado físico.
  • En el segundo y tercer trimestre debe tenerse en cuenta la circulación sanguínea. Es preferible un asiento de pasillo que te permita levantarse e ir al baño para estirar las piernas cada hora. También es recomendable llevar medias de compresión.

En cuanto al destino… deben evitarse zonas con enfermedades infecciosas de alto riesgo de contagio, como zonas con alta incidencia de malaria. También deben evitarse lugares con climatología extrema, como zonas de mucho calor o frío.

Debe elegirse un destino donde haya buenos recursos sanitarios por si surge cualquier problema y debe acudirse a un hospital de urgencias. A poder ser, que además no haya problemas lingüísticos y se entienda el idioma o se pueda conseguir un traductor.

En cuanto a los preparativos… antes de emprender el viaje es recomendable planificarlo bien, además es importante:

  • Llevar ropa cómoda, que no apriete para evitar que dificulte la circulación, evitar medias o calcetines que compriman. El calzado debe ser también cómodo y evitar los tacones.
  • Llevar algo para comer durante el desplazamiento: galletas, frutos secos, caramelos… así como agua a mano por si surgen situaciones de mareos por bajadas de azúcar. Es más frecuente que las embarazadas se mareen en los aviones, barcos o incluso en coche y, por tanto, es recomendable que pregunten al médico si pueden tomar alguna medicación para ello.
  • Es básico llevar toda la documentación del embarazo que se tenga por si es necesaria la asistencia médica, así como situación de hospitales. Cuanta más información tengan los médicos sobre el desarrollo del embarazo, más fácil es hacer un buen diagnóstico y tratamiento.

Ahora Carol dispone de toda la información y sólo le falta poner fecha y elegir destino.