Recuperación de un esguince

¿Has sufrido una lesión y tienes dudas sobre la recuperación? Nuestro equipo médico te da las recomendaciones oportunas y aclara todas tus dudas.

Sólo tienes que llamar al teléfono gratuito 900 103 358 (de lunes a domingo, las 24h) o solicitar este servicio online.

Enrique se hizo un esguince de grado jugando a pádel. Le recomendaron no realizar actividad durante dos semanas pero reconoce que ha adelantado la recuperación y jugó un partido antes del tiempo recomendado. Ahora hace un mes y medio de la lesión y todavía tiene molestias. Decide llamar al Servicio de Orientación Médica 24 horas para comentarlo.

El médico que le atiende le comenta que la recuperación de un esguince es cuestión de tiempo y dedicación para que se cure bien, pero que muchas veces, sobre todo en los leves (de grado 1 como el suyo) la persona se cree que ya está bien y se impacienta por volver a entrenar. Sin embargo, forzar una recuperación puede tener consecuencias por eso lo más recomendable sería seguir la pauta de recuperación, que en general para cualquier esguince suele ser de tipo conservador: evitar apoyo y carga sobre la articulación afectada y aplicar un vendaje funcional, además de promover la práctica de ejercicios de rehabilitación-propiocepción.

El médico le comenta que cuando un esguince se cura mal, sea por no realizar ningún tipo de tratamiento o por no completarlo una vez iniciado, una de las consecuencias más frecuentes es la inestabilidad. Una articulación que queda inestable es mucho más propensa a recaer. Hay que tener en cuenta que el objetivo del tratamiento es devolver las estructuras a la normalidad, ya que si no les damos tiempo a cicatrizar y a recuperarse, es mucho más fácil que se produzca una recaída. Además, no sólo el ligamento afectado se debilita, sino que la musculatura adyacente puede debilitarse también, y por ello una correcta recuperación es esencial.

La afectación no se produce únicamente a nivel funcional sino que el paciente puede quejarse de dolor crónico que puede llegar a ser tan molesto que impide realizar los movimientos básicos con normalidad. Queda como un síntoma residual que requerirá de una nueva valoración para poder establecer qué sucede y resolverlo.

Por eso le aconseja no forzar hasta que sienta que está bien y realizar otro tipo de actividad que le permita seguir activo pero sin arriesgar, por ejemplo, natación, ejercicios de fuerza del tronco superior

Enrique se compromete a respetar el tiempo que su pie necesita para recuperarse del todo pues la explicación le ha permitido entender qué no vale la pena arriesgarse por tan poco. Queda muy agradecido por la respuesta.

Nuestros especialistas te asesorarán sobre:

  • Enfermedades y síntomas.
  • Uso de medicamentos.
  • Preparación de pruebas médicas e intervenciones.
  • Alergias.